Mis herramientas

Mi método de trabajo no está definido por una única corriente pedagógica, sino por un entramado de experiencias y formaciones, muy marcado por cuatro ejes principales que resumo aquí debajo. Todas mis intervenciones se van a apoyar metodológicamente en estos cuatro pilares, en su fundamento teórico y en todas las herramientas prácticas que nos aportan.

Disciplina Positiva

Se trata de un método educativo, que nos permite ser amables y firmes a la vez, ayudando a los niños a desarrollar habilidades de vida (cooperación, responsabilidad, autodisciplina, resolución de conflictos..)

 

Educación respetuosa de la infancia y de sus necesidades dentro del respeto de todos los miembros de la familia.

 

Nos aporta herramientas concretas para una crianza más armoniosa en la vida cotidiana. 

Nos ayuda a entender el funcionamiento del cerebro infantil y las creencias detrás del comportamiento de los niños.

Es efectivo a largo plazo pues permite el pleno desarrollo de las capacidades infantiles.

Pedagogías activas

Tengo una experiencia de varios años como Maestra en pedagogía Waldorf, y voy formándome progresivamente en pedagogías Montessori, Loczy y Reggio Emilia. Pienso que todas estas corrientes pedagógicas (¡y seguramente muchas otras!) pueden nutrir nuestra visión y metodología. Para mí, no existe el método perfecto, sino adultos que se nutren para poder ofrecer a la infancia lo que necesita.

Me inspiro de pedagogías y metodologías que fomenten la autonomía del niño, la educación vivencial a través de la experiencia. Partimos del instinto natural del niño para aprender de todo lo que le rodea.

También considero fundamental integrar en toda educación los tres planos esenciales del desarrollo humano: cuerpo, mente y emociones.

Neuroeducación y ciencia del desarrollo humano

Para mí, educación y ciencia van de la mano, e intento estar al corriente de los avances científicos en las materias en las que me baso para mi trabajo.

Aprender a conocer cómo funciona el cerebro y el desarrollo psicológico y emocional del niño en cada etapa educativa es fundamental para  adaptarnos a sus capacidades y potencialidades. ¡Y para que nuestros métodos funcionen!

Sin olvidar el entorno y las influencias socio-culturales, los avances científicos en materia de neuro-educación nos ayudan a comprender cada vez mejor el desarrollo de nuestros niños.

Derechos de

los niños y las niñas

Cuando hablamos de Derechos del Niño hablamos de los Derechos Humanos de niños y niñas, reconocidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones Unidas (1989), ratificada por prácticamente todos los países del mundo y donde se reconoce la dignidad humana fundamental de la infancia (…“reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”). 

Todo método e intervención educativa debe garantizar el respeto de los derechos de los niños y las niñas.